Feed de
Artículos
Comentarios

Este verano ha sido realmente largo, una sensación un tanto desesperante sobre todo cuando notas que estas llegando al final de lo que se llaman “vacaciones” y sabes que tu no has tenido ni vas a tener.

He estado trabajando de becario en una empresa y ando bastante contento aprendiendo de vez en cuando alguna cosa. Por las tardes no se que he hecho a lo largo del verano lo cual es una sensación realmente extraña, o al menos inquietante. Como no puedo recordar que cosas he estado haciendo este verano por las tardes?

Creo que simplemente no he hecho nada interesante.

Pero parece que  las cosas han empezado a cambiar un poco, no todo lo veo tan gris…

Hace poco fue la primera boda dentro de mi cuadrilla, un acontecimiento que recordaré siempre. Fue algo realmente bonito y emotivo. La verdad es que si me miras a la cara muchas veces no se sabe si estoy contento o enfadado pero os puedo asegurar que ese día sonreí mucho. Es mas al día siguiente además de una ligera resaca y dolor de piernas inexplicable ( bailar en estado de forma pésimo puede tener algo que ver ) también me encontré con dolor en la cara de las sonrisas.

Impresionante.

Inolvidable.

A los pocos días retomamos en casa el gran debate de traer o no traer un animal de compañía ( porque sin duda iba a ser un gato ) y tras un largo debate decidimos que un gato nos haría una tremenda compañía y además ya teníamos experiencias anteriores realmente gratas.

Monk ha aparecido en nuestras vidas. La verdad es que levantarse por la mañana es toda una nueva experiencia. Antes solo rezaba por conseguir acertar a meter el vaso de cristal debajo de la cafetera express y no abrasarme la mano. Que dieran algunas buena noticia en el telediario y que quedase algo de mermelada de arandanos.

Ahora nada mas entrar en la cocina me olvido de todo, Monk me recibe  con un adorable ronroneo. Contento de verme por primera vez a la mañana, estiramientos de recién levantado y un pequeño maullido de un gato de 2 meses que denota… ganas de desayunar :) pero eso ya… es otro asunto.

Es en ese momento cuando te das cuenta que has dejado todo lo que estabas haciendo con una sonrisa en la boca. Son las 6:15 de la mañana y estoy sonriendo como no he hecho hace mucho tiempo.

Ese momento no se paga con dinero.

Ya hay 8 Respuestas a “Sonrisas por la mañana”

  1. Ñañe dice:

    Sobre lo que has hecho en las tardes de este verano…ya te recordare ya… y sobre la boda… señoras, señores, fijense lo contento que estaba que bailó y todo!!! fue la verdad, la boda más divertida en la que he estado nunca.

  2. Ner dice:

    Me alegro muuucho!! es que no me extraña!! Yo ya lo echo de menos!!!! Es una pasada, se alegra de verte, necesita de tus cuidados, es super agradecido. OHHHHHHHHHHHHHHHHHH. No se puede!!!
    Además, lo cuidas tú :)

  3. Fernando dice:

    …….ya me dieron ganas de tener una mascotilla jejjejej.
    saludos.

  4. Ner dice:

    Tu tuviste una paloma, puajjjj jeje

  5. ST dice:

    Me alegro un montón, que el nubarrón ya pase de largo…

    Besazos mios y de Sergio…

  6. Ner dice:

    Pues te recuerdo que muchas tardes las consumiste durmiendo siestas eternas jejeje

    ¿què tal monk?? ohhhhh

  7. Ki dice:

    Monk esta en la cocina tranquilamente ahora mismo, jugando con las ratitas que le trajiste 😀

Escribe un comentario