Feed de
Artículos
Comentarios

Mi amiga Ana, que vive en Camboya me envía en un e-mail de un reciente viaje a Singapur en el que me cuenta que comer chicle está prohibido: “Te multan si lo haces. Lo mismo si cruzas la calle 50 metros mas allá del paso de cebra. Tampoco podían gritar los vendedores en China Town para atraer clientes. En el Skytrain están obsesionados con la seguridad y había imágenes de los atentados de Londres y Mumbai en la televisión. Nos dieron kleenex de promoción en los que decían: low crime does not mean no crime!“.
Y es que investigando un poco encuentras que Singapur considera que el chicle se considera “daño público”, pese a las presiones de EE UU el gigante productor de la mítica goma de mascar. Acción-reacción. Aparecían muchos chicles pegados en los asientos de los transportes públicos lo que generaba más gasto gubernamental de limpieza. ¿Solución? Chicles fuera. Bueno, solo dejan aquellos con fines terapéuticos. Así que si váis por esos lares, no comáis chicles de menta o tendréis que pagar una multa o dar explicaciones de que son para dejar de fumar o cosas así. Curioso mundo.
chicle

Ya hay 2 Respuestas a “En Singapur no se come chicle”

  1. Ki dice:

    jajajajajajaaja

    son la ostia!!!

    Pero si que es cierto que se ahorran una buena pasta en limpieza…

Escribe un comentario