Feed de
Artículos
Comentarios

Un hombre de 68 años recibirá más de 400.000 dólares en una demanda contra el fabricante de un injerto que lo dejó con una erección que no ha cedido desde hace 10 años. Charles “Chick” Lennon recibió el injerto de acero y plástico en 1996, dos años antes de que saliera al mercado el medicamento contra la disfunción eréctil Viagra. El injerto Dura-II estaba diseñado para permitir que el usuario provocara una erección artificial.
Por razones no aclaradas, Lennon no pudo colocar su pene hacia abajo de nuevo y el injerto no pudo ser retirado. La falla hizo que Lennon ya no pudiera abrazar a otras personas, montar bicicleta, nadar o ponerse trajes de baño, ya sea por el dolor físico que le causaba o por vergüenza. Su abogado, Jules D’Alessandro, agregó que su cliente se volvió una persona solitaria y que se sentía incómodo de frecuentar a sus nietos.
Lennon ganó un juicio contra el fabricante del dispositivo en el 2004 y un jurado le otorgó 750.000 dólares. Sin embargo, un juez consideró que era excesivo y lo redujo a 400.000.

Escribe un comentario