Feed de
Artículos
Comentarios

Nada menos que 1.200 personas acudieron a la cita con Spencer Tunick en Donosti. Desde luego, la convocatoria ha sorprendido a más de uno (incluida a mi misma) que en su mayor parte ha reunido a donostiarras, de Gipuzkoa en general, vizcaínos, franceses e incluso algún inglés, y alemán quienes madrugaron y se expusieron a temperaturas de infarto para ir al Kursaal sin verguenzas. Se pudieron ver ayer incluso familias (bebída incluida), predominaron más los hombres ( por aquello de la poca verguenza, jejeje). El neoyorkino se enfadó, o así lo recoge el DV de hoy. “I can´t work” comentó al percatarse que la prensa andaba en busca de su foto y plano. Incluso los propios fotografiados corearon un “prensa, vete ya”, “prensa desnuda”, en algún momento de la sesión. Como anécdota, miembros del programa CQC también se desnudaron, hicieron el pino y grabaron así las tomas para romper un poco la tensión.
El vestíbulo del Kursaal fue escenario de las primeras fotografías, de espaldas, subiendo, bajando. Después pasaron a la playa… que estaba como para pasear por la Zurriola a las 7.30 y con un poco de xirimiri en bolas! Todo un mérito, sin duda. Las rocas del espigón también fueron escenario de más fotos, pero en este caso de tinte más íntimo, con besos y caricias (de ahí que Tunick invitó a quedarse a las parejas).
En general, Donosti y donostiarras pasan a la historia una vez más y lo más importante, se ha roto el típico del “recato” de los donostiarras. De hecho, incluso el fotógrafo destacó que los donostiarras “no tienen timidez”. Aupa Donosti!
– Por otro lado, y para la reflexión, sugiero la lectura de la crítica de Peio Agirre del Gara.

Escribe un comentario